El Fashion Film es bonito, vende y entretiene

Las marcas de moda sé sirven del cortometraje como una nueva forma de comunicación y herramienta de marketing, utilizando el séptimo arte e Internet como medio ideal en la era digital. Es una manera de comunicar ideas y sensaciones que puede tener muchos niveles de lectura y esto es lo que lo hace interesante de cara a transmitir la idea de una colección.

 

Su idea de marca la transmiten con técnicas narrativas y artísticas diferentes. Crear mayor impacto y recuerdo es su objetivo utilizando una forma de expresión más excitante y original que un making of o desfile.

Se crea una historia que sirve de hilo conductor, con un ritmo más rápido ya que muchos consumidores de fashion films no están por la labor de invertir su tiempo en algo más cinematográfico. Lejos van quedado las secuencias vacuas protagonizadas por chicas bohemias. “Solo porque aparezca alguien moviéndose delante de una cámara no hace que sea una película”, decía Diane Pernet, la impulsora del festival A Shaded View of Fashion Film, en una entrevista con Business of Fashion.

 

Las principales ciudades del mundo ya celebran sus Fashion Film Festivals , es una muestra de los mejores trabajos audiovisuales realizados para la industria de la moda y, como tal, comprende una gran cantidad de actividades y difusión en prensa. En Madrid el MFFF comenzó a celebrarse en 2013, es un certamen abierto tanto a profesionales como a nuevos talentos y estudiantes del sector audiovisual, la moda y la publicidad, en el que un prestigioso jurado multidisciplinar otorga premios en dos categorías, la profesional y la de nuevos talentos. La próxima convocatoria se concederá un galardón al mejor fashion film inscrito por una marca. www.madridfff.com

 

Según José Murciano, director del festival “Un buen fashion film debe tener una estética cuidada (heredera de la fotografía de moda), ritmo narrativo y un punto de inflexión, algo que lo haga memorable, pero sobre todas las cosas, es importante que tenga un buen concepto detrás”, “Creo que también ha de ser fresco, espontáneo, divertido y hasta sorprendente, debe ser más sensorial que persuasivo, ha de interpelar las emociones y, aún teniendo un componente comercial, abogar por el arte y la experimentación”. Los fashion films acercan los contenidos a un nuevo público objetivo, que lejos de sentirse invadido por la publicidad en la televisión, comparte el contenido en redes sociales y lo comenta en blogs y plataformas digitales.

 

Las grandes marcas viendo su éxito y poder de viral en redes sociales, no reparan en gastos y contratan a los mejores directores de cine, actrices y modelos para crear joyas del séptimo arte y presentar sus colecciones.

 

Es importante saber que la base de un fashion film de éxito, no está tanto en su alto presupuesto, sino en una magnífica creatividad y una buena optimización en los presupuestos de producción. Es posible realizar estas herramientas audiovisuales con presupuestos más bajos y accesibles, y alcanzar con gran éxito a su público.

Leave a comment

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>